WomenTri: Persigue tus sueños, se feliz y disfruta del camino | Por Olga Villanueva




Un artículo de Olga Villanueva. 

Hola a todos, empiezo aquí mi colaboración en esta estupenda sección, WomanTri, que han puesto en marcha en AllOn Sports. Me presento y os cuento un pelín de mi trayectoria. Me llamo Olga, nací en Madrid hace 44 años y aquí sigo viviendo. Me gustaría decir que desde siempre he hecho deporte, pero mentiría. Tampoco llegué a ello tras una historia de superación personal ni porque problemas de salud así me lo exigieran, ni por... cualquiera de esas historias que todos leemos y que nos ponen la piel de gallina. Lo mío es mucho mas corriente, a mediados de 2007 estaba en paro, cogí una vieja bici, empecé a dar pedales. Y desde entonces ya no he parado.

Foto: Carlos Triatlon

 

Poco a poco la bici de montaña compartió horas con la de carretera, luego la ilusión de correr la San Silvestre Vallecana hizo que me calzara las zapatillas. Y finalmente un amigo triatleta me “engañó” para que probara con el triple deporte.

Fui avanzando paso a paso, duatlones y triatlones de menor distancia me fueron llevando a objetivos mas ambiciosos. En 2013 debuté en la media distancia y ahora estoy a poco mas de un mes de estrenarme en la larga, nada menos que en el veinticinco aniversario del Ironman de Lanzarote.

Metida en la exigencia que supone preparar una prueba de la envergadura de un ironman quería hacer un par de reflexiones. Viendo las redes sociales y algunos programas televisivos tengo la sensación de que hemos entrado en una obsesión por los retos. Mas allá de practicar deporte por cuidar nuestra salud, desconectar del día a día y disfrutar, parece que es necesario afrontar pruebas extremas para obtener esa medalla de finisher. Al final nuestra pasión nos estresa mas que el trabajo diario. Correr 10km parece ser una minucia que nadie debe considerar un reto, para alcanzar esa categoría lo mínimo es una maratón. Empezar por un triatlón mini-sprint es algo infantil, o se corre el ironman o directamente el ultraman. Con eso si que puedes dejar mudo al vecino, impresionar a tu jefe y ser el rey del grupo de amigos.

Pues en mi modesta opinión tan meritoria es una distancia como otra, nadie puede poner etiquetas a los sueños y si tu ilusión es correr un diez mil que nadie ni nada te la quite. Persigue tus sueños hasta que los alcances, piensa en lo que quieres y ve a por ello. Seguramente esos 10km se terminarán convirtiendo en una maratón... o no, pero eso debes decidirlo tu. Las medallas en sí no valen nada, es lo que hay detrás lo que les da valor y lo que te saca la sonrisa cuando las miras.

Triatlon de Vitoria 2015. Foto: Patricia Martín




 

Y la segunda consideración es que el camino que te lleva hasta la salida de una competición es tan importante como la carrera en sí. Puedes elegir entre ir paso a paso, avanzando en las distintas distancias o lanzarte directamente a las mayores. Pero siempre preparándolas de manera adecuada. No nos creamos esa imagen que algunos venden de que con unas semanitas de preparación ya puedes correr como una liebre. Hay que entrenar, aunque tu objetivo sea sólo cruzar la linea de meta dentro del tiempo máximo establecido eso no se puede hacer sin entrenar. Habrá gente con una gran genética que se pondrá en forma mas rápido y podrá mantener ritmos mas exigentes, pero sin el entrenamiento adecuado y el trabajo constante no llegará a nada. Ese tiempo de preparación es el camino que todos recorremos y es en donde mas vas a aprender y mas te vas a conocer. Donde te vas a superar a ti mismo y vas a poner a prueba tu cuerpo y tu mente. No siempre será fácil, habrá momentos en que quieras abandonar. Pero como decían en una antigua serie “La fama cuesta” y una vez superados esos malos momentos continuarás con mas fuerza en busca de tu objetivo.

Duatlón Villa de Madrid 2016 Foto: Carlos Triatlon

Para terminar me gustaría también destacar la importancia de pertenecer a un equipo. El triatlón es un deporte en el que se compite de forma individual y en el que te pasas muchas horas entrenando solo. Pero sin duda es un deporte que se vive en equipo. Cuando parece que te quedas sin fuerzas tus compañeros te las dan. Te acompañan en los buenos y en los malos momentos, te ayudan a dar todo lo que tienes y a superarte día a día. Nada hay mas emocionante que compartir competición con tus compañeros ya que pasan a ser tu segunda familia.

Vamos pues a perseguir nuestros sueños con todas nuestras fuerzas y disfrutando de cada paso. Porque así seremos felices, que al final es de lo que se trata. Nos vemos en el camino.

Un artículo de Olga Villanueva. 




Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies