La UCI encuentra un motor en Zolder

Este medio ha podido saber que la Federación Belga de Ciclismo (KBWB) ha confirmado el hallazgo de un elemento ilegal -motor- en la bicicleta de Femke Van den Driessche, gran favorita al triunfo en la prueba Sub23 del Mundial disputado hoy en Zolder y de la que tuvo que retirarse. Con esto, el ciclocross se convierte en la especialidad en que inaugura la triste lista de dopaje tecnológico en las bicicletas.

Obviamente, el escándalo es mayúsculo ya que aunque en el día de hoy no ha podido estar con las mejores, levanta una enorme sombra de duda sobre una corredora que este año ha conseguido alzarse con el título de Campeona de Europa de la especialidad. Además, de alguna manera esto cierra el capítulo de la mera sospecha sobre la existencia del dopaje tecnológico en las bicicletas, algo que ya ha sonado en más de una ocasión en la ruta como, por ejemplo, con motivo de la 14ª etapa de la Vuelta a España de 2014, en la que tras una caída su bicicleta hizo un movimiento extraño que muchos achacaron a uno de estos inventos.

Según el reglamento de la UCI (no existe un caso previo para hacerse una idea de la sanción que podría aplicarse), la corredora se enfrenta a una sanción de un mínimo de seis meses y una multa de entre 20.000 y 200.000 francos suizos (18.049-180.495 euros) según su artículo 12.1.013 bis.

La Federación Belga de ciclismo ha anunciado que “la UCI ha contrastado la existencia de fraude tecnológico y nosotros podemos confirmar que se trata de la bicicleta de Femke Van den Driessche. La UCI dará más información más tarde”.

El primer gran responsable del ciclocross internacional en dar la cara ha sido Peter van den Abeele, máximo responsable de la especialidad invernal en la UCI, que ha hablado ante las cámaras de Sporza asegurando que “efectivamente, podemos confirmar [el caso de dopaje tecnológico, N.d.A.]. Lo hemos contrastado en una bicicleta de la prueba Sub-23 femenina. Nuestros comisarios lo han confirmado en los controles que se realizan tanto en la zona de salida como en los boxes de material”. Aunque Van den Abeele no ha querido confirmar el nombre de la corredora afectada (que mientras tanto ya ha sido confirmado por la KBWB) sí dijo que “efectivamente, se trata de una componente de la selección belga”.

El propio Van den Abeele reconoce que no están seguros de qué es lo que deben de hacer ahora. “Vamos a seguir con la investigación. Es la primera vez que somos capaces de confirmar un caso de fraude tecnológico. Estamos todos en shock, incluido nuestro presidente, Bryan Coockson”.

El padre de la corredora ha salido en defensa de su hija y ha asegurado en el diario De Standaard que “no se trata de la bicicleta de Femke. Alguien se su entorno, que entrena con ella de vez en cuando, la ha traído hasta el box de material. Nunca ha sido la intención de Femke utilizar esa bicicleta. La persona que la ha traído se ha disculpado mil veces en este tiempo. Femke no ha utilizado esa bicicleta en la carrera y nunca fue su intención”.

El padre de la campeona de Euroa añade que “Femke está completamente destrozada. No tenemos ni idea de qué es lo que quiere decir eso de ‘fraude tecnológico’, pero si lo que quieres es hacer trampas, lo normal es que uses es bicicleta, ¿no?”.

Rudy De Bie, seleccionador belga, también ha tenido que salir a la palestra y en declaraciones a Sporzadecía que “estoy completamente roto. Es un escándalo”. Absoluta y visiblemente emocionado, De Bie no encontraba explicación a lo sucedido. “¿Qué lleva a alguien a hacer algo así a una edad tan temprada?Estoy muy avergonzado por ella”.

El máximo responsable de la selección belga añadió que “siempre partes desde la premisa de que nadie hará algo así. Y menos todavía en un mundial. Que lo utilice un ciclocturista para tener algo más de empuje en una subida es algo que podría aceptar, pero esto… ¡es absurdo!”.

Uno de los comisionados de la KBWB, Freddy Van Steen, tuvo que tomar la palabra ante los medios cuandoJos Semts, director de la federación, rompiera a llorar y no pudiera hacerlo. “Después de una vuelta, la UCI ha inspeccionado la bicicleta de Femke que estaba en el box de material con una especie de ‘tablet’. Inmediantamente, la han precintado y se la han llevado. Entonces han intentado desmontar la caja del pedalier, una pieza que normalmente sale muy fácil, pero no se podía sacar. Finalmente, ahí han encontrado el motor”.

Uno de los últimos grandes nombres del ciclocross internacional en dar su opinión sobre el asunto ha sido Sven Nys que no ha dudado en mostrarse “muy sorprendido. No me lo podía creer. En las últimas horas, como todo el mundo, he estado asimilando que, de repente, lo que se venía hablando desde hace algún tiempo se ha convertido en realidad. Es algo muy penoso para el deporte, no sólo para el ciclismo” ante las cámaras de Sporza.

Que esto, además, haya sucedido en un mundial que se celebra en Bélgica, el país que con más pasión vive el ciclocross y que la protagonista haya sido una de sus representantes es, para el Caníbal de Baal, algo “muy penoso, pero creo que la Federación no puede ser culpada de nada. Que alguien de 19 años tenga la idea de hacer algo así no es algo que venga de la noche a la mañana. Simplemente, es triste y debe de ser investigado”. Nys añadía que este primer caso de dopaje tecnológico “es grave para el ciclismo en general porque esto es algo que no se venía oyendo únicamente en el ciclocross. Ahora esto es algo que tendremos que ver cómo se controla más y más durante los próximos años”.

Parecía que se había cerrado el primer día del mundial de ciclocross en Zolder sin más novedad que las vicotorias de Dekker (Junior masculino), Richards (Sub-23 femenino) y De Jong (Elite femenino) y con la esperanza de enorme espectáculo de cara a mañana gracias al mal tiempo que está imperando en el autódromo flamenco, pero hace sólo unos minutos ha saltado una bomba informativa en forma de sospecha, por parte de la UCI, de que una participante en la prueba Sub-23 femenina podría haber usado una bicicleta con motor durante la carrera.

El comunicado de la UCI aclara que no se trata de ninguna de las integrantes del podio. Según ha podido saber Ciclo 21 la corredora sospechosa sería la belga, y máxima favorita al triunfo (avisaba de que se veía con un 85% de posibilidades de ganar), Femke Van den Driessche que, pese a todo, tuvo que retirarse de la prueba cuando restaba apenas una vuelta para el final.

A continuación reproducimos, por su interés, el comunicado de la UCI.

La Unión Ciclista Internacional (UCI) confirma que de conformidad con el Reglamento sobre fraude tecnológico, una bicicleta de la prueba Sub-23 femenina ha sido apartada para su posterior investigación(…). Esto no afecta a ninguna de las corredoras del podio.

Captura de pantalla 2016-01-30 a las 18.05.42

Fuente: http://www.ciclo21.com/

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies